Ambos productos son exquisitos y perfectos protagonistas de las cenas más preciadas. Pero, a la hora de escoger uno… ¿Te has preguntado alguna vez cuál es la diferencia entre jamón y paleta ibérica?

Te animamos a descubrir todas las particularidades de estos suculentos ibéricos, para que la próxima vez que organices tu cena disfrutes de un deleite de sabores con las mejores carnes.

¿Qué diferencias hay entre jamón y paleta ibérica?

Tanto la paleta como el jamón ibérico siguen un riguroso proceso de tres pasos para elaborarse: salazón, secado y maduración. Este rasgo común hace que, en ocasiones, sea difícil distinguirlos al paladar y puedan confundirse. Pero, en realidad, estos suculentos productos son únicos y ofrecen experiencias singulares. ¿Quieres saber más?

Los ibéricos que elaboramos desde Extrem Puro Extremadura cuentan con niveles de excelencia y calidad certificados. Ya sea paleta o jamón, traerán a tu mesa toda la exquisitez de la Dehesa extremeña. Son productos estrella para una noche de 10. Y están llenos de matices y rasgos distintivos. ¿Te apetece conocerlos?

Procedencia

La diferencia más importante entre jamón y paleta ibérica es el lugar de procedencia. El jamón se obtiene de las patas traseras del cerdo, mientras que la paletilla proviene de las patas delanteras. De hecho, recibe el nombre de paletilla porque, anatómicamente, así es como se designa a la parte delantera del cerdo.

Si eres una amante de los ibéricos te interesará conocer las diferencias del cerdo ibérico ecológico.

Tamaño y peso

La segunda diferencia más notoria está relacionada con el tamaño de cada una de las piezas. Los jamones son más largos que las paletillas, con una longitud que puede llegar hasta los 90 centímetros. 

La longitud de la paletilla suele ser menor, entre los 60 y los 75 centímetros. En cuanto a la anchura, el jamón supera de nuevo a la paletilla. Es más ancho y redondeado, en comparación con la finura que ofrece la paletilla.

Como es lógico, las diferencias de tamaño afectan al peso. Las paletillas rondan los 5 kilos de media, mientras que los jamones suelen oscilar entre los 7 u 8 kilos, a veces incluso más.

Sabor

Aunque se trate de diferencias sutiles, el sabor de la paleta y el jamón es un factor muy influyente a la hora de adquirir uno de estos selectos productos. Podríamos llegar a preguntarnos… ¿Qué es más rico, la paleta o el jamón? Sin embargo, no sería justo entrar en este tipo de debate, ya que encontraremos tantas respuestas como experiencias degustativas. 

que es más rico la paleta o el jamón

Lo que está claro es que ambos son productos ibéricos de una exquisitez suprema, pero con ricos matices

  • El jamón ibérico ofrece una experiencia más variada y compleja en sabores, excelente para los paladares más experimentados en degustación de ibéricos. 
  • La paletilla, en cambio, tiene un sabor más intenso y libre de matices, puesto que el tiempo de curación es distinto.

La singularidad de cada uno de los productos hace imposible determinar cuál es mejor. Para saber qué carne está más rica, tendremos que considerar la calidad del producto. 

En Extrem Puro Extremadura nos gusta decir que en los matices está la excelencia. Por eso, cuidamos hasta el último detalle, desde la crianza en extensivo en las dehesas hasta nuestra minuciosidad en las fases más avanzadas de la producción.

Rendimiento

En cuanto a la cantidad de carne que presentan, sus diferencias radican en la morfología de cada pieza.

En la paletilla, la porción de tocino es mayor, así como la de hueso. Este hueso, el omóplato, ocupa una superficie importante del producto, por lo que la proporción de carne utilizable es menor. Si medimos la proporción de grasa y hueso veremos que las paletas alcanzan hasta el 60 %.

En el jamón, la porción de grasa es menor, así como la de hueso. Cuenta con un hueso coxal, más estrecho, lo que permite obtener mayor cantidad de carne.

Estas diferencias en la proporción de hueso y grasa determinan la forma de corte. En el caso de la paletilla, se requerirá de destreza y experiencia para extraer sus finas lonchas. Si hablamos del jamón ibérico, conseguiremos lonchas más grandes y anchas con mayor facilidad.

Curación

Los jamones ibéricos necesitan de 15 a 36 meses y minuciosos cuidados para su curación, mientras que las paletas, al ser más pequeñas, completan el proceso en menos tiempo, de 12 a 24 meses.

Después de detallar qué diferencias hay entre jamón y paleta ibérica, esperamos haberte ayudado a vislumbrar la incalculable riqueza de estos productos de la tierra. 

Conoce Extrem Puro Extremadura

Desde Extrem Puro Extremadura pensamos que ninguna es mejor que la otra, y que solamente un compromiso real con su calidad puede garantizar la máxima excelencia

Nuestra dedicación por alcanzarla está respaldada por la constante inversión en producción de ibéricos, nuestros certificados de calidad y sostenibilidad y nuestro compromiso por continuar ofreciendo unos productos únicos y exclusivos.