Los beneficios del jamón ibérico en tu salud

Los beneficios del jamón ibérico en tu salud

Aunque a veces se intenta establecer la imagen del jamón ibérico como un producto solo apto para gourmets y como un artículo de lujo, en realidad esta forma de etiquetarlo puede resultar perjudicial para el consumidor. Ya hemos comentado alguna vez la importancia capital del jamón ibérico de bellota como el tótem de la gastronomía española, pero aún no nos habíamos adentrado en los beneficios que reporta a la salud. Ventajas que van más allá de cualquier tipo de campaña. Beneficios reales para tu salud.

Las ventajas del jamón ibérico para la salud van desde la diminución de la presión arterial o la minimización de las posibilidades de sufrir trombos a la reducción del colesterol. Además, aporta vitamina E al organismo, el cual contiene una fuerte acción antioxidante.

Las dudas más comunes respecto al jamón ibérico siempre han ido asociados a su contenido de grasa y su influencia en el peso corporal. Y, aunque el porcentaje de grasa en el jamón ibérico puede alcanzar el 20%, la mayor parte de estas son insaturadas, lo que quiere decir que benefician al corazón al reducir los lípidos plasmáticos (partículas que transportan el colesterol).

Luego está su consumo. Como con casi cualquier otro alimento, no hay que limitar una dieta a base de ibérico ya que no es un producto considerado como básico. Pero si este se consume con moderación y mesura, no implica un aumento de peso.

Por otra parte, el jamón ibérico mejora el control de la diabetes tipo II  tiene un alto contenido de vitamina B12 y B1. Esta última, también conocida como tiamina, es esencial para el crecimiento y desarrollo normal, además de ayudar a mantener el funcionamiento del propio corazón, el sistema nervioso y el digestivo.

Podemos concluir que el consumo frecuente, a la par que responsable, del jamón ibérico de bellota es compatible con una dieta saludable como la nuestra, la dieta mediterránea.