La importancia de la denominación de origen

La importancia de la denominación de origen

La denominación de origen en el jamón ibérico es fundamental para poder identificar de manera correcta un auténtico jamón ibérico puro. Las características propias del cerdo ibérico hacen que sea un animal único, siendo así, en parte, por el lugar en el que se realiza la crianza del cerdo.

La denominación de origen indica el lugar de procedencia de los cerdos con los que se elaboran los productos ibéricos y marcan la autenticidad de su genética, garante de calidad. Asimismo, es importante ser conscientes de cuáles son las características de la zona donde se realiza la crianza para conocer la alimentación del cerdo durante la época de cebado del mismo.

En España las denominaciones de origen se concentran, en su mayoría, en el sur y en el este de España, coincidiendo en las comunidades autónomas de Extremadura y Andalucía, aunque también encontramos una D.O. en Guijuelo (Salamanca). 

Del mismo modo que cuando vamos a adquirir un buen vino o un queso de calidad queremos conocer su origen para que este nos garantice, en parte, su autenticidad, en el jamón estar al tanto de la denominación de origen nos facilitará conocer datos específicos de la crianza del cerdo y nos asegurará su autenticidad y la pureza de la raza ibérica.

En España, con la regulación existente desde principios de 2014 se garantiza, mediante la etiqueta roja, que los jamones que la posean son de raza ibérica 100% alimentados únicamente con bellotas y pastos naturales de la dehesa.

Las cuatro denominaciones de origen existentes en la actualidad para la raza ibérica son D.O. Dehesa de Extremadura, D.O. Jamón de Huelva, D.O. Jamón Los Pedroches y D.O. Guijuelo. En el caso de las razas no ibéricas también existen dos denominaciones de origen específicas, la de Teruel y la de Jamón de Trevélez.

Estas denominaciones de origen son reconocidas a nivel nacional e internacional, contando con protección legal por parte del Reglamento Europeo nº 510/2006 del Consejo de la Unión Europea.

Conocer las denominaciones de origen del jamón ibérico es de capital importancia para certificar la autenticidad de la pieza que adquirimos y para disfrutar, con todas las garantías, de un auténtico y delicioso jamón ibérico puro de bellota.