Elaboración artesanal

Elaboración artesanal

Elaboramos nuestros ibéricos de forma artesanal combinando tradición e innovación, gracias al saber hacer de nuestros maestros jamoneros.

Desde la cuidadosa selección genética de nuestros cerdos, pasando por la montanera dónde nuestros cerdos disfrutan de más de 3 hectáreas para cada uno para su abundante alimentación a base de hierba y bellotas, hasta el secado natural en nuestro secadero de gruesas paredes de piedra en Montánchez, en el corazón de Extremadura.

SALAZÓN
Iniciamos el proceso de elaboración con la salazón, durante la que los jamones permanecen cubiertos de sal a una temperatura entre 1° y 5°C y humedades entorno al 80-90% para empezar a adquirir sus aromas y colores característicos.

LAVADO Y PERFILADO
Lavamos con agua caliente para quitar el exceso de sal, perfilamos  los jamones y colgamos las piezas en cámaras para que distribuya la sal de manera uniforme y vayan perdiendo humedad.

SECADO Y MADURACIÓN
Curamos nuestros jamones durante 6/8 meses de forma natural a una temperatura y humedad estable para obtener a través del “sudado” una perfecta distribución de la grasa entre las fibras.

ENVEJECIMIENTO EN BODEGA
Dejamos madurar los jamones durante más de 3 años en nuestro secadero de Montánchez con sus gruesas paredes de piedra que le conceden a nuestros jamones esos sabores y matices tan apreciados.

CALADO
Por último, nuestro experto jamonero realiza una selección y un estricto calado de cada pieza para examinar los aromas y así asegurar que nuestros jamones ibéricos tengan su punto óptimo de curación.
Conocemos bien la expresión de nuestros expertos al “calar” los jamones: satisfacción y admiración.