Cómo conservar el embutido ibérico

Cómo conservar el embutido ibérico

Una vez adquirido el lote de productos Extrem se te plantean una serie de cuestiones sobre cuál es la mejor forma de conservar los embutidos ibéricos. Ya sea lomo, salchichón, chorizo o el propio jamón ibérico, te cuestionarás si conservarlo en la nevera, si envasarlo al vacío, si envolverlo con papel de aluminio o de plástico… Mantener el sabor y aroma naturales de los ibéricos es casi tan importante como la elección a la hora de comprar.

Si has servido un surtido de ibéricos y, por alguna extraña razón, el plato no ha quedado vacío, lo mejor que puedes hacer es guardar el embutido sobrante haciendo una torre (unas lonchas sobre otras) y plastificarlo con film. Una vez quieras volver a consumirlo y si deseas que su sabor sea igual al del primer corte, lo sacas de la nevera y sin quitarle el envoltorio lo dejas a temperatura ambiente. Poco antes de servir, le quitas el film y lo dejas en el plato para que sude un poco.

Respecto a las dudas que se puedan tener respecto a si las primeras lonchas pueden estar más secas, o si quitarle o no la piel a la hora de servir, lo recomendado es proteger la parte ya cortada de la caña y además conservar la piel, ya que esta protege al ibérico.

Para conservar la esencia de la caña de lomo, chorizo o salchichón a temperatura ambiente hay que dejar la pieza colgada con la parte cortada hacia abajo. Una variante puede ser cubrir la parte cortada con un papel y apretarlo a la caña con una goma elástica para que no entre el aire. Si optas por esta opción, para una mejor conservación cubre el papel con un film de plástico.